Seguimiento sanitario y de la mortalidad de los linces ibéricos

En los tres últimos meses la Fundación CBD-Hábitat ha colaborado más intensamente con la vigilancia sanitaria, chequeos veterinarios y análisis de las causas de mortalidad de los linces ibéricos, como parte de nuestros trabajos de seguimiento in situ. Estos trabajos se han realizado en estrecha colaboración con el personal de las Consejerías de Medio Ambiente de Andalucía y Extremadura. Así, hemos colaborado en los chequeos veterinarios de 7 linces, tanto en la Sierra de Andújar como en el área de reintroducción de Extremadura. Y es que las enfermedades y accidentes se han demostrado como la mayor causa de mortalidad del felino.

En general, en los censos anuales de linces la información sirve para: 1.- Confirmar la presencia de linces e identificar individuos. 2.- Delimitar los territorios. 3.- Confirmar la reproducción. 4.- Evaluar las actuaciones de conservación y 5.-Obtener información sobre la mortalidad y el estado físico de los linces. Es en este último objetivo en el que la colaboración con los equipos veterinarios se hace más estrecha.

En el censo de linces del año pasado la población de linces en Andújar-Cardeña alcanzaba los 195 ejemplares; en el área de reintroducción del Guarrizas 85 (y en total en Sierra Morena se detectaron 363 linces en 968 km²); y en el área de reintroducción de Extremadura más de 38 linces en 202 km². En total, el censo para toda la Península Ibérica alcanzó 589 linces. Estas buenas cifras se vieron empañadas por la mortalidad, la mayor registrada hasta ahora. Y es que en el año 2017 hubo 31 atropellos, 5 bajas por enfermedades, 8 por furtivismo, 5 por infraestructuras y 9 por otras causas. En total, de 254 muertes detectadas entre 2002-17 (solo en Andalucía) 114 fueron por atropellos, 28 por enfermedades, 32 por furtivismo, 7 por infraestructuras y el resto por otras causas. El número total de linces muertos el año pasado fue el mayor registrado hasta ahora, aunque los datos no son comparables con otros años, dado que antes solo existía lince ibérico en Andalucía, y podría ser también una consecuencia del incremento de la superficie de presencia, ya que ahora el lince ibérico se distribuye más y por zonas con más amenazas. Otra causa como el incremento del furtivismo no tiene explicación y se ha establecido una estrategia para atajar este problemón, que ha afectado especialmente a las áreas de reintroducción de Guadalmellato y Guarrizas (Andalucía). Finalmente indicar que los atropellos también han sufrido un aumento importante, debido al incremento de linces atropellados en Castilla-La Mancha, con 9 atropellos, 3 en Extremadura y 1 en Portugal.

Sin embargo, las cifras totales, las tendencias y el censo general nos hace ser optimistas, sobre todo si se mantienen los esfuerzos de conservación del felino…y por ello estamos ya preparando, junto con el Beneficiario y el resto de socios, el Proyecto IBERLINCE II para el periodo 2019-24. En las áreas de reintroducción nuevas (de Portugal, Extremadura y Castilla-La Mancha), las poblaciones van creciendo según lo previsto y se han detectado conexiones entre las diferentes áreas, lo que nos indica que el objetivo que se va a plantear en el IBERLINCE II, de conexión las diferentes áreas de presencia y reintroducción, es posible.

Más información en

http://www.iberlince.eu/index.php/esp/documentos-esp#.W-FZuJNKg2w

Foto del Programa de Conservación ex-situ del Lince ibérico (https://www.lynxexsitu.es/ ).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *