La lucha contra la contaminación por plásticos en la Reserva de la Costa de las Focas (Mauritania).

La contaminación marina por plásticos es uno de los más graves problemas medioambientales. ¡ 8 millones de toneladas anuales llegan a los mares y océanos, 200 kg por segundo! Aproximadamente el 70% se va al fondo, el 15% a la columna de agua y el 15% se queda en la superficie. ¡Se estima que puede haber mucho más de 100 millones de toneladas de plásticos en los mares y océanos!

Además, el plástico en la mar se degrada muy lentamente (en el agua la acción foto degradadora del UV del Sol se ralentiza muchísimo; por ejemplo, una botella podría tardar más de 500 años en descomponerse, y lo hace pasando por fases de “microplásticos”, también muy problemáticos). Y, los desechos plásticos tienden a acumularse en el centro de los océanos, por el efecto de giro de las aguas, creando gigantescas “islas de basura” (hay por lo menos dos de ellas en el Atlántico).

Los plásticos son una amenaza directa para la vida marina:

  • Las redes de pesca perdidas, la mayoría hechas de plástico, atrapan a los animales.
  • Los plásticos que los animales ingieren por error, provocan su muerte por inanición o infecciones.

Todo esto no es ajeno a la Reserva de focas monje en Mauritania (foto 1), y por ello todos los meses el personal de conservación de la Fundación CBD-Hábitat realiza una limpieza general (foto 2) y se asegura que todas las playas de la Reserva “Costa de las focas” están limpias y listas para ser utilizadas por los animales.

Foto 1: Botellas de plástico en una playa con focas monje en la Reserva “Costa de las focas”.

Foto 2: Personal de la Fundación CBD-Hábitat recogiendo basura contaminante en una playa de la Reserva “Costa de las focas”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *