“El último refugio del lobo marino”, en El País Semanal

Cuenta Homero en La Odisea que el Dios Proteo dormía en una “honda gruta” y allí vigilaba a las focas. Esta cita es una de las primeras referencias sobre la presencia en el Mediterráneo de focas monje, también llamadas lobos marinos. De hecho, se sabe que en la Antigüedad miles de ejemplares vivían en playas situadas entre el estrecho de Gibraltar y el mar Negro, así como en la costa atlántica norteafricana. Hoy en día es casi imposible verlos: oficialmente extinguido en España, es uno de los mamíferos marinos más amenazados del planeta. Perseguidos durante siglos para obtener piel y grasa, exterminados por los pescadores que los consideraban competencia, arrinconados por la presencia humana en las costas, en la actualidad solo sobreviven unos 700 individuos. La mitad de ellos se concentran en la península de Cabo Blanco, en la “Reserva de la Costa de las Focas”, gestionada por la Fundación CBD-Hábitat .

Más información en el artículo del periodista José Naranjo desde África, en el País Semanal de hoy 17-2-2019:

https://elpais.com/elpais/2019/02/11/eps/1549900482_069858.html

Fotos (Fundación CBD-Hábitat): Arriba macho de foca monje denominado “Champollion”, que duerme sobre la arena de una playa; Y, cueva donde descansan y crían las focas monje.

Ambas fotos en la “Reserva de la Costa de las Focas”, gestionada por la Fundación CBD-Hábitat desde Mauritania. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *